miércoles, 18 de diciembre de 2013

Gregor

Si nos preguntamos si mataríamos a una cucaracha con un libro, ambos diríamos que no. La diferencia entre tú y yo es que tú dirías "¡Pobre cucaracha!", y yo diría "¡Pobre libro!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario