lunes, 16 de diciembre de 2013

0

Cuando mi ego se pone salado
descubro que no importa
si multiplico o divido;
siempre alcanzo el mismo resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario