martes, 12 de marzo de 2013

El pajarito.

El pajarito tenía miedo a volar.
El pajarito era un poco cobarde.

Un día cerró los ojos
y se lanzó al vacío,
sin vacilar.

El pajarito pensó que si cerraba los ojos,
no tendría ningún miedo.
Y no lo tuvo.

Pero para volar, hay que tener los ojos abiertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario