viernes, 28 de diciembre de 2012

Aluminio.

Esquivando motosierras,
aunque más profundo rajan,
Como esa llama robada,
que ilumina pero quema.

Parece que nuestro blanco,
ha quedado demasiado negro.
(Sonando de fondo el verde).


Las plumas grandes y pequeñas,
siempre tan oportunas,
me salvan hoy por un instante.

Y a pesar de mi disfraz azul...
Busco el reflejo de tu aluminio,
que ojalá fuera más constante. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario