viernes, 6 de julio de 2012

¡Los fuegos artificiales!

Me arranco el luto de la piel, 
pero mi alma sigue empapada en veneno.
Mi mente es la que se vuelve
más oscura aún, si cabe.
Y si te fijas,
se puede entrever mi cerebro
por el rabillo del ojo.
Pupilas negras y ebrias,
sobretodo negras.
Mira... ¡los fuegos artificiales!

No hay comentarios:

Publicar un comentario